Saltar al contenido
Todo es interesante | ¡Consejos de belleza y salud para vivir mejor!

¡Una manera FACIL de blanquear el cabello en casa!

Hay un dicho popular que dice “las rubias se divierten más” es por esto que todas las mujeres deberían intentar ser rubias al menos una vez en su vida, el único inconveniente presente es sí el cabello es naturalmente muy oscuro, los resultados de la decoloración pueden ser desastrosos.

Incluso los profesionales de la peluquería encuentran difícil convertir a una morena, en una rubia, sin embargo, no significa que sea imposible de hacer, de hecho, es bastante fácil de realizar, sí se conoce la manera correcta de lograrlo.

Productos de blanqueo para el cabello

Para poder lograr esa transformación, es necesario que utilices productos que te ayuden en esa metamorfosis, pero olvídate esos kits de blanqueo de uso doméstico, que encuentras habitualmente en las  farmacias. 

Pues resulta que no son lo suficientemente fuertes para un cabello oscuro, incluso después aplicarlo  dos o tres veces, nunca se aclarara  más allá de un naranja o un amarillo fuerte, ocasionando un daño incalculable  a tu cabellera.

La mejor alternativa para hacer el cambio de apariencia es acudir a una tienda especializada en belleza, donde podrás adquirir  los componentes adecuados para tu tipo y color de cabello, adaptándose a tus necesidades individuales. Otra opción que tienes es ordenar un  Kit Relámpago como los de Manic Panic por Internet. A diferencia de los kits regulares, está disponible en 30 y 40 volúmenes.

Antes de blanquear el cabello.

Debido a la fuerza de algunos componentes químicos, que poseen los productos empleados para decolorar con éxito el cabello oscuro, para poder alcanzar un verdadero tono rubio, tu cabello debe estar en buenas condiciones, y esperar al menos un mes después  de  haberte realizado la permanente o el alisado, de no hacerlo, el cabello se volverá quebradizo y se romperá.

Es recomendable que no laves el cabello durante un par de días antes de realizar la decoloración. De esta manera, el cuero cabelludo será menos sensible a los componentes de estos los productos químicos y por lo tanto es menos propenso a contraer daño.

Debes tener en cuenta que no podrás decolorar tu cabello adecuadamente por tu propia cuenta, así que pídele ayuda a una persona de confianza para realizar el proceso.

Elementos que se necesitan, para poder realizar una  decoloración de cabello.

  • Guantes de látex o de plástico.
  • Un tazón de vidrio o plástico (nunca debe usar uno metal).
  • Un pincel de tintes.
  • Un peine de cola de rata.
  • Desarrollador de crema de peróxido de fuerza apropiada.
  • Polvo blanqueador púrpura o azul (el púrpura y el azul ayudan a reducir el bronceado, pero el blanco servirá si no hay nada más disponible).
  • Una gorra de plástico o una bolsa de plástico lisa y transparente lo suficientemente grande en la que pueda caber tu cabello.
  • Tónico de color (uno en un tono rubio claro y frío, y otro en rubio ceniza oscuro en caso de que tengas que decolorar dos veces).
  • Champú equilibrante (para restaurar el equilibrio del PH de tu cabello después de la decoloración).
  • Acondicionador equilibrador de proteínas.
  • El revelador de crema y el polvo blanqueador están incluidos en el contenido del paquete de kits como Manic Panic’s Flash Lightning.

En caso de realizar tu compra con un proveedor de artículos de belleza, evita un producto llamado Corrector de Oro Rojo, solía ser excelente al ser mezclado con polvo blanqueador y revelador, para prevenir el bronceado, pero des afortunadamente, la fórmula fue cambiada y los resultados del color se volvieron impredecibles. Ten en cuenta que para el cabello castaño oscuro y negro, se necesita un revelador de 40 volúmenes.

Fortalezas de la crema de peróxido.

El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada, ayudan a realizar los trabajos de decoloración o aplicaciones, debes implementar las fuerzas de desarrollo de la crema de la siguiente manera:

Si se desea aclarar un cabello rubio natural, necesitas un revelador de crema de 20 volúmenes. Para aclarar el cabello castaño claro a mediano, necesitas 30 de volúmenes.

Para un cabello castaño oscuro llegando a negro, necesitarás uno de  40 volúmenes, lo que da un máximo de levantamiento. Nunca vayas más allá de 40 volúmenes, ya que quemará tu cuero cabelludo y destruirá tu cabello.

Existe una alternativa que te ayudará, ahorrando en la compra reveladores de diferentes potencias, puede diluirlos con agua. Si diluye el revelador de 40 volúmenes con agua en una proporción de 1 a 1, se convertirá en 20 volúmenes. Si diluyes 1 a 1 de nuevo, se convertirá en 10 volúmenes.

La única desventaja de la dilución es que el revelador se vuelve escurridizo, lo que dificulta el trabajo.

Cómo blanquear el cabello paso a paso

Paso uno.

Primero, divide el cabello en cuatro secciones, dos en la parte delantera y dos en la parte trasera de la cabeza, y asegúrate con pinzas para el cabello. Ten en cuenta que si tu cabello está muy corto no podrás realizarlo de esta manera.

Segundo paso.

Ahora mezcla el polvo blanqueador y el revelador de crema, siguiendo las instrucciones del envase del producto. Una proporción de 1 a 2 respectivamente es usual, por ejemplo, 3 onzas de polvo y 6 onzas de revelador. Si la mezcla es demasiado fluida, añada más polvo.

Paso tres.

Aquí es donde se pone difícil y el motivo del por qué necesitas a alguien que te ayude. También tienes que trabajar muy rápido en este y en el siguiente paso, o el color de tu cabello se volverá desigual.

Debes iniciar en la parte posterior de tu cabeza, cepilla la mezcla de blanqueador trabajando desde las puntas del cabello hasta las raíces, pero sin cubrir las raíces todavía.

Esto obviamente no es posible si tu cabello es corto, por eso  comienza en la parte posterior de tu cabeza, aquí es donde tu cabello está naturalmente en su punto más oscuro, y tardará más en aclararse.

Paso cuatro.

Después de que hayas trabajado en las cuatro secciones, aplica la lejía a tus raíces, empezando por la parte de atrás de tu cabeza, para ello, debes exponer las raíces separando y volteando sistemáticamente, el cabello con un peine de cola de rata o con la punta de un cepillo de tintura. 

Trabaja desde la parte superior de la cabeza hasta la nuca en las secciones posteriores, y desde el centro hasta los lados de la cabeza en las secciones delanteras, ten cuidado a la hora de aplicar el producto, este no llegue a tu cuero cabelludo, para evitar así las abrasiones químicas, que puedan perjudicar a tu cabello.

La razón por la que debes dejar las raíces hasta el final, es porque el calor de la cabeza, hace que la lejía se desarrolle más rápidamente que en el resto del cabello, por lo tanto el color sería desigual, si cubrieras toda la cabeza de una sola vez.

Paso cinco.

Ahora cubre tu cabello con  un gorro térmico o una bolsa de plástico (el calor que se desarrolla bajo el plástico aumentará el levantamiento), y espere de 40 a 60 minutos, comprobando el color cada diez minutos.

Tu cabello pasará por varias etapas de color a medida que la lejía haga su trabajo. Primero pasará de su color oscuro natural a naranja, luego de naranja a amarillo, y finalmente a amarillo claro.

La lejía deja de funcionar después de 60 minutos. Si lo dejas por más tiempo, sólo dañará tu cabello y el cuero cabelludo sin más efecto aclarador.

Debido a que decolorar el cabello significa poner químicos en la cabeza, es probable que experimentes una pequeña molestia mientras el blanqueador funciona. Sin embargo, si se vuelve insoportable, enjuaga tu cabeza inmediatamente con agua fría.

Paso seis.

Tan pronto como su cabello haya alcanzado la etapa de color amarillo claro, enjuague bajo agua tibia.

Neutraliza el color.

Sí la tonalidad de tu cabello es oscura por naturaleza, no conseguirás que tu cabello sea rubio platino a la primera vez, que te decolores, aun así tendrá demasiado color. Aplica un tónico en un tono fresco como ceniza claro, el plateado o el perlado para neutralizarlo. Hazlo aunque quieras un tono más cálido como un rubio dorado o mantecoso. Si aplicas un tono cálido, es probable que resulte un tono bronceado.

Debes aplicar el tónico exactamente de la misma manera, en la que aplicaste la lejía, normalmente tarda en hacer efecto alrededor de 20 a 30 minutos, pero de igual manera lee las instrucciones que se incluyen en el contenido del paquete, ya que existen diferencias de duración dependiendo de la marca del tónico.

Una vez te hayas hecho las raíces, deberás esperar un plazo de  después de cuatro a seis semanas, para que puedas deshacerte del color, lo que te permitirá elegir entre una gama más amplia de colores.

Si su cabello aún no es lo suficientemente claro.

Al notar que tu cabello aún no ha alcanzado la etapa de amarillo claro después de 60 minutos, enjuaga y aplica un tónico en rubio ceniza oscuro. El tono ceniza, contrarrestar los tonos amarillos y anaranjados, lo que te dará un color lo suficientemente presentable para que pueda enfrentarse al mundo, hasta que pueda decolorarse por segunda vez.

Puedes volver a decolorar tu cabello, después de un mes y tonificarlo al tono que realmente deseas, pero primero necesita recuperarse. Si no esperas, especialmente si has usado un revelador de 30 o 40 volúmenes, tu cabello se volverá poroso y se romperá.

Cómo blanquear sus raíces.

Para blanquear las raíces de tu cuero cabelludo, repite los pasos mencionados anteriormente,  del uno al seis, pero deje fuera el paso tres. Si te decoloras toda la cabeza cada vez que necesites retocar las raíces, ¡tu cabello acabará por desintegrarse!

Las raíces no deberían tardar tanto en aclararse ya que el tiempo de desarrollo de toda la cabeza suele ser unos quince minutos más corto. Sin embargo, comprueba el color cada diez minutos como lo hiciste la primera vez que te decoloras el cabello.

Cuando te hagas las raíces por primera vez, peina la lejía por el cabello hasta las puntas diez minutos antes de enjuagarlo. Esto debería eliminar el color no deseado.

Aplica el tónico de la misma manera: primero en las raíces y luego peina las puntas diez minutos antes de enjuagar.

El uso regular de un champú púrpura o “plateado” mantendrá el color fresco entre los tratamientos.

Debes blanquear tus raíces cada cuatro o seis semanas, de hacerlo con más frecuencia, dañará tu cabello, y si esperas demasiado tiempo, su nuevo crecimiento será más que sólo las raíces, y tan difícil de aclarar como toda tu cabeza la primera vez que se blanqueó.